sábado, 7 de julio de 2012

La incertidumbre...

No hay verdad que supere en malicia a la incertidumbre...Cuando desconeces algo que quieres saber tus relojes se paran mientras el mundo continúa su camino...No puedes avanzar porque no puedes decidir.

La incertidumbre siempre viene precedida de una bifurcación ante la que hay que tomar una decisión...y no queda más remedio que pararse, no se puede avanzar, el miedo se apodera de uno, las dudas invaden todos los pensamientos...

Cuando llegas a ese punto en la senda, no queda más remedio que salir de la nube en la que te encontrabas, sales del paraíso y desciendes al limbo, al lugar de la espera, de la esperanza y la desesperanza, de lo cierto y lo incierto, de lo real y lo soñado, de los deseos y la razón, todo colisionando sin posibilidad alguna de poner orden...Estoy detenida en el tiempo.