viernes, 6 de julio de 2012

Cuando todos tus esfuerzos están concentrados...

Son extraños los finales (o los comienzos, no lo sé muy bien). 

Cuando todos tus esfuerzos están centrados en una única cosa y de repente llegas al final...consigues un logro...pero te das cuenta de que te quedas vacía, la pregunta es Y ahora, ¿qué?

Miras atrás, por un momento, y haces balance...resulta difícil decidir si ha merecido la pena todo lo dejado por el camino...finalmente, pasado ese espacio de tiempo, vuelves la vista al presente y un poquito más allá, al futuro inmediato e incluso con valor te atreves a mirar el futuro lejano y entonces, ves todas las puertas ante ti y la conclusión es que todo en esta vida merece la pena y las pérdidas perdidas también, en su lugar temporal no fueron más que lastre que te tenía amarrada y no te dejaba avanzar, progresar, evolucionar...

Y después...tras la resaca del esfuerzo y el éxito, vuelves a despertar...te das cuenta de que no estás vacía, solo has hecho hueco para continuar creciendo...