sábado, 31 de mayo de 2014

Reformas legislativas y rezos a la Virgen...

Nuestra legislación es un laberinto normativo tan amplio que hacerla cumplir es muchísimo más difícil que incumplirla e irte de rositas y no en todos los casos, pero en muchos se debe a un hecho que se viene repitiendo a lo largo de los años. Legislan para meter miedo mientras cruzan los dedos para que funcione.

La Constitución española lo dice claro:

Defiende respecto a España su "indisoluble unidad".

Respecto de los partidos políticos "su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley"

"Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional"

El Estado tiene competencia exclusiva en "autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum" y alguna disposición más seguramente.

¿Alguien me dice qué tipo de reforma constitucional necesitamos para parar, si es que es lo que se pretende, la consulta que se va realizar en Cataluña el próximo 9 de noviembre? Ninguna. 

Lo que hace falta es coger el toro por los cuernos, como en tantos otros asuntos, y saber qué es lo que se quiere, porque estamos gobernados por seres muy espabilados para algunas cosas y muy de rezar para no tener que tomar decisiones para otras.